Cómo utilizar las redes sociales para mejorar las oportunidades de empleo

Un fragmento de mi contribución al libro colectivo La Ruta del Empleo: Estrategias para conseguir trabajo en 2016, editado por InfoJobs:

Libro #RutaDelEmpleo

Las redes sociales son herramientas poderosas, aunque no mágicas, para mejorar las oportunidades profesionales en muchos sectores de la actividad económica. Como un buen jardín inglés, estas plataformas brindarán muchas satisfacciones a quienes les dediquen tiempo y trabajo de calidad.

En la era de la conectividad, ha dejado de ser una opción estar en las redes, aunque tampoco es bueno estar de cualquier manera. Antes de crear un perfil hay que tener un plan y antes de publicar algo hay que pensarlo dos veces.

La conversación, desde el Manifiesto Cluetrain (1999), es la gran metáfora de la red y una de las señas de identidad más importantes de las redes sociales. Estas plataformas nos permiten acortar a un clic la distancia que nos separa de los prescriptores, las marcas y las organizaciones a las que queremos aproximarnos. La clave, una vez más, será aportar valor, no solo mostrar la marca, para que la interacción pretendida no se convierta en ruido.

Descargar el capítulo: 10 modos de utilizar las redes sociales para mejorar las oportunidades de empleo. Descargar el libro: La Ruta del Empleo: Estrategias para conseguir trabajo en 2016. Conversación en Twitter: #RutaDelEmpleo. Relacionado: Identidad digital y marca personal.

Tendencias en comunicación digital para 2016

Una recopilación abierta de tendencias para 2016 en el ámbito de la comunicación digital:

AEDE: Innovar en prensa en 2016: dónde, cómo y por qué

Pepe Cerezo: Ocho tendencias que marcarán la agenda digital en 2016

CIO: Cinco tendencias tecnológicas que impulsan la transformación digital

ComputerWorld: Cinco tecnologías disruptivas que impactarán en 2016

Digiday: Digiday’s 2016 year in preview

Discovery News: 10 Tech Trends for 2016

Dosdoce: Tendencias y debates por venir el mundo del arte

Econsultancy: 15 crucial web design trends for 2016 & beyond

Estrategia y Negocios: 11 Tendencias en Seguridad 2016

Evoca: Tendencias digitales 2016

Fjord: Fjord Trends 2016

Forbes: Top 10 Technology Trends for 2016

Gartner: Gartner Identifies the Top 10 Strategic Technology Trends for 2016

Hotwire: Tendencias de Comunicación 2016

HubSpot: 16 tendencias de marketing digital para el 2016

Innovación Audiovisual: 5 tendencias de radio digital en 2016

Lavinia: Tendencias sobre la comunicación para 2016

Lifebelt: El desafío digital para 2016 en 7 tendencias

Live Mint: Big data analytics trends to watch

Andrés Macario: 10 tendencias tecnológicas a seguir en 2016

m2m Telefónica: Tendencias IoT 2016. Todo conectado en todas partes

Marketing Directo: 8 tendencias que martillearán los oídos del branding y el marketing digital en 2016

Más que negocio: Seis tendencias del Big Data para 2016

Silvio Meira: Tendências para 2016… e depois

Puro Marketing: 10 tendencias de marketing y comunicación que nos impactarán este año 2016

Reuters Institute for the Study of Journalism: Journalism, Media and Technology Predictions 2016

Fernando Santamaría: Las tendencias para 2016 en e-learning

Spin Sucks: Five Social Media Trends for 2016

Think Big: 5 tendencias tecnológicas para 2016

Uxdesign: The State of UX in 2016

Villa McLuhan: What’s going on? 2016

40deFiebre: Las 4 grandes tendencias que cambiarán el mundo (digital)

Feliz Navidad desde @fcomunav

YouTube Preview Image

It’s Christmas. There, here. Then, now por @santibarros para @fcomunav.

Actualización: El making of de #xmasfcom15

YouTube Preview Image

El usuario tiene el control: cuanto antes lo comprendan los medios, más rápido podrán adaptarse

Me entrevistó Xantal Llavina para Talento Digit@l de El Periódico de Cataluña, con motivo del lanzamiento de Los medios después de internet. Esto es lo que le conté (incluyo enlaces):

¿De las últimas innovaciones tecnológicas que tenemos en comunicación, cuál dirías que ha significado más cambio para los medios?

El trípode tecnológico que conforman la red internet, la web social y los móviles da lugar a un nuevo ecosistema comunicativo que puede definirse en términos de “hiperconectividad”. Es el mayor cambio que han sufrido los medios desde la revolución de los satélites a finales de los ochenta.

Dices en tu libro, que los medios cambian cuando cambia la cultura de la audiencia, y aunque el cambio esté inducido por la tecnología, su naturaleza es mucho más profunda. ¿En qué ha cambiado la audiencia de la tv, radio y prensa?

McLuhan nos enseñó que el impacto más profundo que produce la adopción generalizada de una tecnología es el cambio cultural. Con los nuevos medios, las audiencias se han convertido en usuarios y la pasividad receptiva se ha transformado en interactividad en tiempo real y generación de contenidos por parte de los usuarios.

¿La implicación de los espectadores y oyentes crea más pluralidad?

La interactividad y la participación, en grados muy diversos que van desde un “me gusta” a la creación de un canal en YouTube, no solo acercan a audiencias y medios, sino que obligan a los medios a competir con sus audiencias. El nuevo ecosistema permite la emergencia de voces nuevas, convierte a todos los actores en medios (también a las empresas y a las instituciones) y, aunque es más plural, plantea a todos los jugadores el desafío de la visibilidad. Cuando todo el mundo tiene voz pública, el problema consiste en hacerse escuchar entre tanto ruido.

Sobre el impacto de Twitter, en tu libro, hablas de que es mejor como fuente que como termómetro social, ¿falta mucha cultura digital para que llegue a ser un termómetro social real?

Para que Twitter funcionara bien como un termómetro social, su base de usuarios debería ser representativa en términos demográficos, y eso es muy difícil que llegue a ocurrir. No obstante, es un canal muy ágil para descubrir y seguir fuentes relevantes sobre cualquier tema imaginable, así como para identificar tendencias.

Pero en cambio dices que ha mejorado el periodismo, ¿En qué sentido?

Twitter mejora al periodismo porque lo acerca a los ciudadanos y a las fuentes, lo hace más transparente y accesible, le permite reaccionar más rápido y cubrir eventos en desarrollo de un modo más efectivo.

¿A quién consideras prescriptor social?

Los prescriptores sociales son los usuarios de las redes sociales y blogs que han logrado construir, en torno a sus identidades digitales, comunidades sólidas que les otorgan autoridad y amplifican su voz.

Hablas mucho de cuidar los espacios de conversación en la red ¿qué te parecen las puyas entre los partidos políticos que vemos y leemos actualmente?

La comunicación política en las redes sociales es una asignatura pendiente para muchas formaciones y líderes que siguen funcionando en los entornos digitales con las mismas estrategias que emplean en el mundo físico y con los medios tradicionales: propaganda unidireccional.

La declaración televisiva ha pasado a ser un tuit. ¿Consideras que se gana con esto?

La presencia de la televisión transforma el discurso de los protagonistas de la noticia para adaptarse a los tiempos y ritmos de un medio que es implacable con el tiempo, del mismo modo que Twitter es implacable con el espacio. La información “snack” está bien para picotear, pero una buena dieta informativa no se puede basar solamente en ella.

¿Los contenidos de los medios privados tendrán que ser todos de pago? ¿La información no, pero la opinión sí, como está ocurriendo?

Para que los contenidos de pago funcionen, tienen que diferenciarse lo suficiente de los contenidos gratuitos sustitutivos, los precios deben ser razonables y los sistemas de pago ágiles.

De todas las redes, en tu libro hablas sobre todas ellas: Youtube, Linkedin, Instagram, Twitter, Facebook… ¿cuál es la mejor para los contenidos de nuestro periodismo?

Cada plataforma tiene características y estilos que los medios deben conocer, respetar y aprovechar. Una buena estrategia en redes sociales para cualquier empresa informativa es aquella que ajusta los contenidos y la frecuencia de publicación al estilo y cultura de cada red.

¿Para ti The Economist es quien ha hecho la mejor estrategia digital?

En el ámbito de los medios informativos, me parecen especialmente destacables las estrategias de la BBC, The Guardian y The Economist. Las recojo en el libro pues son buenos ejemplos para aprender e implementar.

¿Qué medio de España destacarías como buen ejemplo de fortalecer los vínculos con la nueva audiencia?

Por cercanía generacional, los medios nativos digitales han conectado mejor con los usuarios de las redes, no solo en sus estrategias de interacción, sino también en su concepto de producto. Por distintas razones, son ejemplares: eldiario.es, El Español y Jot Down.

Lo de las redes sociales, afirmas que ya no pasarán de moda y que son auténticos sistemas operativos sociales, ¿A qué te refieres como sistemas operativos?

El concepto de sistema operativo social es la evolución y aplicación de los principios de la Web 2.0 formulados por Tim O’Reilly en 2004: el traslado de las actividades del usuario desde el escritorio hacia la nube, y el grafo social como comunidad de referencia (filtrado, co-creación, feedback y viralización). La gran aspiración de las tecnológicas como Google, Facebook y Twitter es, precisamente, la de convertirse en sistemas operativos sociales: plataformas desde y dentro de las cuales los usuarios puedan realizar todas sus tareas.

Y explicas que es la hora de las narrativas transmedia, y aportar nuevas experiencias a seguidores, Ponme un par de buenos ejemplos…

El ejemplo de referencia es la pieza Snow Fall producida por The New York Times a finales de 2012, hasta el punto en que “to snow fall” se ha convertido en un verbo para indicar la producción de una historia con recursos multimedia, gráficos interactivos y vídeos.

Pero, más allá de la dimensión multimedia (concebida de modo orgánico como parte de la historia, no como ilustración), está la extensión narrativa de un tema en diversas plataformas, cada una de las cuales realiza una aportación exclusiva al universo narrativo y supone para el usuario una experiencia diferente. En este segundo escenario, un caso de referencia es la estrategia de Top Chef que integra televisión, web, redes sociales, aplicaciones, eventos, libros y merchandising.

Tienes claro que el futuro de la televisión pasa por una máquina más inteligente, más social y realmente gobernada por sus usuarios, ¿qué poder deben de llegar a tener estos usuarios?

En buena medida, las experiencias de YouTube, Netflix, Yomvi y Apple TV, son muestras representativas de los nuevos modos de interacción entre usuarios y contenidos audiovisuales que no pasan por la televisión como sistema y que convierten en televisores a los dispositivos informáticos. Hoy, el usuario tiene el control, y cuanto antes lo comprendan las televisiones convencionales, más rápido podrán cambiar para adaptarse.

James Breiner dice que las redes sociales nos abren la posibilidad de dialogar y es ahí donde está el valor añadido para los medios digitales, en la posibilidad de dialogar con sus públicos en mercados que tienen que ser conversaciones… ¿las marcas comerciales son las que lo han entendido mejor?

La metáfora de los mercados como conversaciones proviene del Manifiesto Cluetrain, que ya en 1999 fue capaz de anticipar el impacto de internet en las relaciones entre las empresas y sus clientes. El mundo del marketing, antes que el sector de los medios, fue el que primero entendió y aprovechó el potencial de las nuevas herramientas para extender y transformar las estrategias de comunicación de las marcas y de interacción con los consumidores.

Añades que “Internet no ha matado al papel; existirá, como mínimo, 50 años más”, ¿Se acaba entonces el papel en 2065?

Creo que necesitaremos al menos dos generaciones para liquidar un medio de 500 años, pero de todas formas para vislumbrar el futuro es mejor ser agnóstico respecto de las plataformas: es preferible hablar de medios leídos que de medios impresos.

La tecnología como dices ha generado una competencia infinita. ¿Quién gana? ¿El mejor contenido?

En un entorno informativo definido por la competencia infinita, ganarán aquellos servicios de calidad que hagan ahorrar tiempo a sus usuarios.

Y mientras, por eso, el volumen de ruido informativo es desproporcionadamente alto, ¿Cómo lo solucionamos?

El problema, como lo reconoció hace tiempo Clay Shirky, no es el exceso de información sino la deficiencia del filtrado. Necesitamos mejores filtros, y eso es una buena noticia para los medios y los mediadores.

Para los lectores de Talento Digital, ¿Qué recomendaciones les da José Luis Orihuela para su marca digital?

La clave para construir reputación y comunidad en los entornos digitales consiste en aportar valor de manera regular al menos en un ámbito.

Ver: “Ahora los medios compiten con sus audiencias”.

Hoy no se puede hacer periodismo sin las redes sociales

revista La VerdadMe entrevistó Cristian Bravo para la revista ecuatoriana La Verdad, con motivo del lanzamiento de Los medios después de internet. Esto es lo que le conté:

¿Cómo entender y cuál es el panorama actual en el ecosistema de los medios?

El escenario de la comunicación pública actual se caracteriza por la convivencia de los medios de masas con los medios sociales. Hoy las audiencias tienen voz propia y las organizaciones informativas tradicionales tienen nuevos canales para expandirse.

¿Cómo deben enfrentar el futuro los medios de comunicación?

Los medios, nuevos y viejos, han sido atravesados por la digitalización y la conectividad, transformaciones tecnológicas que han nivelado el terreno de juego para todos los actores, incluyendo a las audiencias. El futuro pertenecerá a los medios que sean capaces de incorporar la innovación permanente a sus procesos y a su cultura organizacional.

¿Cuál es la naturaleza de los medios de comunicación en la era digital?

Lo propio de la era digital es la virtualización del mundo físico, de modo que los medios dejan de distinguirse por sus procedimientos industriales de producción y distribución de contenidos y tienen que distinguirse por el prestigio de sus marcas y la calidad de sus redacciones.

Usted señala que las salas de redacción en los próximos años no deben ser un lugar sino una comunidad ¿A qué se refiere?

Uno de los efectos de la conectividad es que abre las organizaciones disolviendo los muros que las separaban de sus públicos. La conectividad altera los flujos de información y permite que medios y audiencias colaboren de formas inéditas formando auténticas comunidades. En este sentido, la redacción deja de ser vista como un lugar y se convierte en un tipo de vínculo.

¿Se puede aplicar en los medios de comunicación una iniciativa de redacción abierta?

La apertura es una consecuencia ineludible de la conectividad. Los medios tienen que aprender a trabajar con sus audiencias tanto en espacios físicos como, sobre todo, en espacios virtuales.

¿Qué necesitamos enseñar hoy a los aspirantes de periodismo para fortalecer su identidad profesional?

Junto a las destrezas clásicas, que no han cambiado, los nuevos comunicadores necesitan desarrollar mejor sus capacidades de emprendimiento, programación y diseño. Por otra parte, los medios sociales permiten a los estudiantes comenzar a construir su identidad y reputación digital durante la carrera. Hay que animarles a que se especialicen en un ámbito temático y a que cultiven sus redes de contactos, que serán fuente de oportunidades profesionales.

¿Existen nuevas prácticas y asociaciones de parte de los usuarios de los medios de comunicación en la actualidad?

Hay medios que han incorporado a sus usuarios como socios, accionistas, benefactores o suscriptores, a quienes brindan un acceso premium a sus contenidos y otros servicios exclusivos. Además, los usuarios participan activamente comentando, votando y compartiendo las piezas que les resultan más atractivas. Las redes sociales, especialmente Facebook y Twitter, se han convertido en una gran fuente de tráfico de los medios digitales, precisamente por esa capacidad prescriptora de los usuarios.

¿Cuáles son los nuevos perfiles que se han generado en el periodismo en la era digital?

Entre los nuevos perfiles profesionales destacaría estos 7:

– Content curator
– Estratega de redes sociales
– Gestor de comunidades
– Analista de tráfico
– Optimizador SEO y SMO
– Periodista de datos
– Infografista

¿Cuáles son los nuevos territorios que las nuevas tecnologías nos han ido abriendo?

Los dispositivos móviles, especialmente los teléfonos inteligentes, permiten a los medios llegar a donde están sus usuarios en todo momento, revirtiendo el paradigma anterior en el que el público tenía que buscar al medio (en un quiosco o sintonizando una emisora o un canal). Hoy los usuarios llevan a los medios consigo, llevan a sus redes de afinidad en el bolsillo y, sobre todo, llevan un dispositivo con el que pueden hacer comunicación pública a escala global de forma permanente.

¿Las redes sociales mejoran el periodismo?

Las redes sociales pueden mejorar al periodismo si los medios aprenden a escuchar, a filtrar y a participar con eficacia en las múltiples conversaciones que se generan en torno a sus contenidos. Las redes permiten tomar el pulso a los intereses y preocupaciones de las audiencias, más allá de las agendas mediáticas. Hoy no se puede hacer periodismo sin las redes sociales, aunque el periodismo no puede agotarse en ellas.

¿Qué otros temas plantea en su libro “Los medios después de internet”?

En el libro Los medios después de internet (Editorial UOC, Barcelona, 2015) examino el impacto de Twitter, el valor visual de la información, las nuevas relaciones con la audiencia en las redes sociales, la aparición de las empresas tecnológicas como nuevos jugadores y los desafíos en la formación de comunicadores. Es un libro de pistas que tiene como eje el cambio en los medios de comunicación impulsado por las innovaciones tecnológicas.

Ver: La Verdad, núm. 327, octubre de 2015, págs. 12-14.

Los libros, antes y después de Gutenberg

Al igual que Peter Downsbrough, prefiero llamarlos simplemente “libros”. Los había antes de la imprenta, los hubo muchos años después (con números de página e índices) y los estamos reinventando ahora, como libros electrónicos.

Biblioteca del Monasterio de Yuso, San Millán de la Cogolla

Una foto publicada por José Luis Orihuela (@jlori) el

La visita a la Biblioteca del Monasterio de Yuso en San Millán de la Cogolla (parte de cuyos fondos están digitalizados), fue una ocasión fantástica para renovar mi amor por los libros, por todos los libros. Desde los pergaminos encuadernados que siguen conservando los cantorales monásticos, hasta la versión Kindle de El Marciano (que me tiene atrapado), pasando por la renovada edición en papel del Manual de Español urgente (que también estoy devorando).

Aunque ahora estamos en la época del eres lo que compartes, provengo de un siglo anterior en el que se decía eres lo que lees. Creo que los libros fueron mis primeros juguetes y recuerdo que siempre he vivido rodeado de libros. No puedo viajar sin ellos, y tampoco puedo leerlos sin un lápiz en la mano. Una joven nativa digital me animó a tener un Kindle, y reconozco que he disfrutado leyendo Lostología (mientras revisitaba la serie, en la que también son protagonistas).

Mi colega y amigo Alejandro Piscitelli es un entusiasta defensor de la tesis del paréntesis Gutenberg, que sostiene que internet nos está devolviendo a la cultura de la oralidad (le llamamos “conversación”) de las que nos había sacado (hace 566 años) la imprenta de Gutenberg.

Lo bueno del asunto es que no paran de publicarse libros acerca de todo esto (incluyendo, por supuesto, libros acerca de la muerte del libro). Y lo importante, más allá de los soportes y además de leerlos, es que volvamos a llamarles simplemente libros.

Crítica cultural, algoritmos de recomendación y prescriptores sociales

Me entrevistó Diana Fernández Irusta para el suplemento Ideas del diario La Nación de Buenos Aires. Esto es lo que le conté:

La nación - Ideas

¿Qué tipo de protagonismo tienen Internet, los motores de búsqueda y las “sugerencias” de algoritmos y robots en la circulación de materiales culturales en la red?

La transformación de la red internet en una gran plataforma social, ha convertido a nuestros amigos y vínculos en una fuente de prescripción. Más allá de la crítica tradicional, los medios sociales y los algoritmos de recomendación constituyen los nuevos mecanismos de filtrado social de noticias, opiniones, tendencias, productos y, por supuesto, consumos culturales.

¿Hasta qué punto la interpretación y la construcción del gusto (dos de las tareas de la crítica tradicional) son puestas en crisis por las nuevas prácticas comunicacionales, como los content curator o el periodista en tanto “curador” de la enorme circulación de materiales culturales en la red?

La red ha democratizado y amateurizado las funciones tradicionalmente asumidas por la crítica profesional en ámbitos como la gastronomía, el turismo y las industrias culturales.

Los consumidores buscan referentes más cercanos, menos interesados, más accesibles y confiables y los encuentran en sus propias redes. Por otra parte, los algoritmos de búsqueda y recomendación, en la medida en que se hacen más inteligentes y sociales, mejoran su capacidad predictiva. En consecuencia, las decisiones sobre consumo de productos y servicios culturales en mercados masivos, tienden a alejarse de la crítica establecida y se orientan, más bien, por el historial del propio usuario y por las pautas de consumo de las redes en las que participa.

¿Es válido considerar que el fenómeno de los booktubers prefigura cierto futuro de la crítica cultural?

Los vídeoblogs literarios, como antes lo hicieron los blogs sobre moda o sobre tecnología, los vídeos de gameplay o de gastronomía, son algunas de las múltiples facetas en las que se manifiesta la nueva capacidad de los consumidores de convertirse en embajadores de los productos que les apasionan.

En cualquier caso, tanto la crítica cultural, como en general el periodismo, tienen que adaptarse a un escenario en el que la comunicación pública ha dejado de estar gestionada en exclusiva por profesionales. La competencia infinita de los amateurs exige a los profesionales mayores niveles de excelencia.

Ver: ¿Críticos? El siglo XXI pide curadores.

Para una organización toda la comunicación es estratégica siempre

Con motivo de mi próxima participación como invitado internacional en el Diplomado en Marketing Digital Estratégico 2016 de la Universidad de Piura-Campus Lima, me entrevistó Vanessa Vargas de posgrados de la Facultad de Comunicación de la UDEP. Esto es lo que le conté:

¿Cuáles son los principales cambios que han generado las nuevas plataformas en el quehacer de los medios de comunicación?

Los plataformas de la llamada web social están ayudando a los medios a conectar mejor con sus audiencias, a estar más cerca de sus fuentes, a difundir por otros cauces sus contenidos y a participar de manera directa en las conversaciones emergentes.

Los medios han perdido la exclusividad de establecer la agenda diaria y de administrar el espacio de la comunicación pública. Las nuevas plataformas no solo cambiaron el terreno y las reglas de juego, sino que también lo abrieron a nuevos jugadores.

En tu blog señalas que “los medios cambian cuando cambia la cultura de la audiencia”. ¿Cuál es la cultura de la audiencia actualmente?

El rasgo dominante de la cultura contemporánea es la conectividad. Los usuarios se conectan entre sí y con sus fuentes a lo largo del día con múltiples dispositivos, son agnósticos respecto a los medios e infieles respecto a las fuentes. No tienen por qué escoger un solo medio (diario, revista, radio, televisión) entre los disponibles en su mercado: tienen acceso a todos los medios, de todos los mercados, todo el tiempo.

Además de dispositivos y acceso, la conectividad también representa el poder de los grafos sociales de cada usuario como sistema de filtrado de información. Los medios han dejado de ser los únicos gatekeepers y nuestros vínculos en las redes han comenzado a operar como una inteligencia colectiva que construye de manera caótica, aunque no azarosa, la agenda social.

El cambio producido en los medios de comunicación repercute en diversos sectores, entre ellos, el de las empresas. ¿Crees que estas han aprendido a adecuar su gestión al nuevo escenario que presentan los medios de comunicación?

El impacto del nuevo escenario comunicativo que comenzó a dibujar internet fue anticipado con bastante precisión en 1999 por las tesis del Manifiesto Cluetrain. Desde entonces, la transformación de la Web en un espacio social ha acelerado y profundizado la transformación de los mercados en conversaciones y la revolución de las relaciones entre las empresas y los consumidores. Aunque hoy, todas las organizaciones son conscientes de estos cambios, todavía son minoritarias las que se han transformado para darles cabida en sus estructuras y procesos.

Una vez que se comprende que toda la comunicación es estratégica siempre para una organización, hay que obrar en consecuencia. Todavía queda un largo camino para que las previsiones del Manifiesto formen parte de la cultura de todas las empresas.

¿Podemos hablar de un gran panorama para los emprendimientos digitales?

El panorama para los emprendimientos digitales es de competencia infinita. Hay quienes verán en esto un obstáculo insalvable y quienes, por el contrario, serán capaces de vislumbrar los oportunidades que conlleva un entorno que solo está limitado por la imaginación, el talento y la creatividad de los nuevos emprendedores.

¿Cuál es el perfil actual que debe tener un comunicador?

Las nuevas generaciones de comunicadores tienen que asumir el emprendimiento como parte integral de su identidad profesional y tienen que aprender a trabajar de manera eficaz en equipos y por proyectos con diversos especialistas (científicos de datos, ingenieros, diseñadores, desarrolladores y programadores).

Ver: “La era digital ha transformado los mercados en conversaciones”.

Un solo prescriptor no crea tendencia: hace falta el efecto de red

Me entrevistó mi colega italiano Giuseppe Granieri de la agencia Kloe con motivo del lanzamiento de Los Medios después de internet. Esta es la versión original de la entrevista en español:

Entrevista en Kloe

¿Te parece que la relevancia en internet está demasiado condicionada por los prescriptores?

El llamado “marketing de influencers” se basa, precisamente, en la capacidad que tienen los nodos centrales, en todas las redes, para establecer agenda y viralizar contenidos. En Twitter, por ejemplo, la intervención de usuarios con cuentas verificadas y muchos seguidores en una conversación es un factor clave para convertir la etiqueta correspondiente en una tendencia. Posteriormente, cuando los medios de masas se hacen eco de esas conversaciones dominantes (trending topics) las retroalimentan y refuerzan el papel de los prescriptores al darles mayor visibilidad.

De todas formas, parafraseando el dicho aquel de “una golondrina no hace primavera”, se podría decir que “un solo prescriptor no crea tendencia”: hace falta el efecto de red.

¿Qué importancia tiene internet para la pequeña empresa local y cómo debería gestionar su presencia en la red?

Internet, primero con la Web (1.0) y posteriormente con la Web Social (2.0) ha bajado la barrera de acceso al espacio de la comunicación pública que anteriormente estaba administrado por los medios de masas. A las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos, esta nivelación del terreno de juego les permite desarrollar acciones de branding, marketing, publicidad y comunicación con presupuestos mínimos, e incluso les facilita plataformas gratuitas y sencillas para que autogestionen sus contenidos.

Ahora bien, una vez que las plataformas Web 1.0 y 2.0 le han dado voz a todo el mundo, el problema ha dejado de ser el acceso al espacio de la comunicación pública y se ha convertido en la cuestión de la visibilidad. Es muy fácil abrir cuentas en las redes sociales, pero es cada vez más difícil hacerse escuchar entre tanto griterío. Por eso son importantes los prescriptores y, de manera más global, los estrategas de la comunicación digital.

Tus cinco predicciones sobre el futuro de nuestra sociedad

En materia tecnológica, vamos hacia un mundo hiperconectado (la conectividad es la nueva electricidad), con máquinas cada vez más inteligentes y omnipresentes. Esa masiva inteligencia en red seguirá transformando las organizaciones, los mercados, la política y la educación. La gestión eficiente de inmensos volúmenes de información será el gran reto de las personas y de las organizaciones, lo que requerirá sistemas de filtrado y visualización cada vez más sofisticados.

La extensión de las tecnologías avanzadas sobre todos los dominios vitales, aunque es irreversible, generará como reacción testimonial una revalorización de viejas tecnologías (unplugged), así como de las tareas, destrezas y productos artesanales y caseros. Vamos hacia un mundo cada vez más acelerado, global, despolarizado, multicultural y espasmódico.

Ver: #Kloe Personaggi | Jose Luis Orihuela (@jlori): «un solo influencer non genera tendenza».

La comunicación no debería separar aquello que la tecnología ha unido

Me entrevistó Sandra Parrilla para el blog de la agencia Stuart Studio con motivo del lanzamiento de Los medios después de internet. Esto es lo que le conté (incluyo enlaces):

Libro: Los medios después de internet de jlori

Los medios después de internet, un completo análisis del panorama comunicativo tras los cambios de Internet y sus nuevas plataformas ¿Con qué motivación escribió su nuevo libro?

El libro Los medios después de internet recoge, en forma de artículos breves, mis reflexiones de los últimos años acerca del impacto de la red en los medios y en los modos de comunicación.

Se trata de un conjunto de textos nacidos en la red, actualizados, editados y ordenados para que puedan utilizarse tanto en aulas de clase como en redacciones para repensar la comunicación pública en esta época de hiperconectividad.

Abre su nuevo libro con una cita de Marshall McLuhan “Los nuevos medios no son puentes entre el hombre y la naturaleza: son la naturaleza” ¿considera que en el ámbito de la comunicación corporativa los empresarios han interiorizado esta nueva situación que ofrecen los medios sociales?

Paradójicamente, fueron las organizaciones (empresas e instituciones) las que entendieron antes que los medios hasta qué punto internet estaba alterando las reglas de juego de la comunicación pública.

El Manifiesto Cluetrain de 1999 es una buena muestra de esta anticipación. Lamentablemente, esa visión pionera de las nuevas relaciones entre las organizaciones y sus públicos todavía no se acaba de asumir completamente, pues requiere transformaciones de gran calado que afectan, no solo a la cultura de las instituciones y de las empresas, sino también a su estructura y a los modos de gestión.

¿A qué tipo de público está dirigido este libro?

Los medios después de internet está escrito para estudiantes de Comunicación, colegas docentes y profesionales de medios, agencias e instituciones. El libro tiene una clara intención didáctica: explicar los grandes cambios y anticipar los nuevos escenarios.

En su libro apunta la capacidad de los medios clásicos para reinventarse y diferenciarse por su prestigio. ¿Qué es para usted la innovación?

En un entorno caracterizado por la aceleración del cambio, no ganan los más grandes sino los que tienen la capacidad de aprender más rápido. Cambiar más rápido para adaptarse mejor es una forma de entender y practicar la innovación.

¿Cree que los medios ya han empezado a trabajar en esa veracidad necesaria para la democracia que apuntaba Milagros Pérez, tal y como señala en su libro?

Al despedirse de su función como defensora del lector en el diario El País, Milagros Pérez Oliva escribió un artículo titulado Adiós, y mucha suerte (26/2/12) en el que recordaba una vieja verdad del Periodismo, que a veces los medios olvidan: “La democracia necesita medios de referencia independientes, creíbles y veraces, que resulten fiables para cualquier lector, independientemente de cuál sea su línea editorial”.

Una de las razones del agotamiento del viejo modelo mediático, que no tiene nada que ver con la tecnología, es el ejercicio del periodismo desde las trincheras ideológicas. Los lectores se han saturado y buscan fuentes alternativas que no escondan sus cosmovisiones bajo el paraguas de la objetividad o la independencia.

¿Esa veracidad es una condición necesaria también para la comunicación política de servicio público desde las instituciones a los ciudadanos?

Las claves de la comunicación política e institucional en esta era de conectividad total, son la oportunidad y la transparencia. Las redes cumplen ahora la vieja aspiración de “luz y taquígrafos”.

Vemos en su libro cómo cambian los paradigmas sociales con la llegada de Internet, cómo se llevan a cabo estrategias comunicativas on y off line de forma integrada, ¿Cree que si no se trabajan bien ambas partes de la estrategia la imagen on line y off line de una persona o empresa pueden llegar a ser diferentes?

Se está produciendo una convergencia creciente entre el mundo en línea y el mundo físico gracias a los dispositivos móviles conectados (teléfonos, relojes, pulsómetros, gafas) con los que transitan los usuarios, Por otra parte, la conectividad se extiende a todo tipo de objetos y lugares con la internet de las cosas, de modo que los mundos online y offline acaban siendo las dos caras de una moneda que se llama “realidad”. La comunicación no debería separar aquello que la tecnología ha unido.

En un mundo tan acelerado como el actual ¿Cuál es el carácter que imprimen los medios tradicionales?

Los que ahora llamamos “medios tradicionales” (legacy media) fueron los que crearon la cultura de masas, la función de agenda setting y el concepto de audiencia, entre otros muchos paradigmas. La red ha trastocado el viejo modelo desde su misma base: cambió el modelo de distribución por uno de acceso, convirtió a las audiencias pasivas en usuarios activos, dio lugar a los medios sociales y a la agenda social (trending topics). ¿Que les queda a los viejos medios en el nuevo escenario? Les queda lo más importante: su marca y su redacción. Profesionales de prestigio y marcas consolidadas son los dos puntales sobre los que reconstruir la identidad de los medios en la era digital.

¿Considera que los medios de comunicación tradicionales se nutren en ocasiones de la información corporativa que genera una pyme o gran empresa? ¿Tienen conexión?

En el modelo comunicativo anterior a la red, existía una dependencia mutua entre fuentes institucionales y medios de masas que, en muchas ocasiones llevó a los medios a funcionar como correa de transmisión de las agendas y los mensajes de las organizaciones. En el nuevo escenario, las organizaciones se han convertido en medios y tienen la capacidad, en los entornos sociales, de interactuar directamente con sus stakeholders. Ahora, cuando los clientes tienen voz pública, los medios no dependen solamente de las fuentes corporativas.

¿Está en crisis la comunicación?

Están en crisis los viejos modos de entender, practicar y financiar la comunicación pública en medios de masas.

¿Cómo se ha visto influenciada su labor de profesor y conferenciante con las redes sociales?

Los medios sociales, comenzando por los blogs, me han servido como laboratorio en línea para experimentar, aprender y compartir los cambios que la conectividad fue impulsando en todos los espacios de la comunicación.

Enumere tres ventajas de controlar sus propios canales de comunicación.

Disponer, primero de un servidor web, luego de blogs y finalmente de redes sociales, permite a los profesionales y a las organizaciones construir su identidad y su reputación digital, establecer comunidades y promover su propia agenda.

¿Qué ventajas o qué valor le otorga a una empresa contar con un blog corporativo?

El blog corporativo es necesario (aunque ya no es suficiente) para comunicar la misión y la visión de las organizaciones, mejorar la comunicación con sus públicos, gestionar situaciones de crisis y mejorar su visibilidad y reputación en la red.

¿Qué papel debe tener el usuario en la estrategia comunicativa de una marca?

Los medios sociales han confirmado una lección que las marcas comenzaron a aprender con la web: los usuarios tienen que estar en el centro de la estrategia.

Finalmente, ¿puede apuntar algún cambio, tendencia o característica que puede darse en el futuro de la comunicación empresarial? (Al estilo de las aplicaciones Zite o Flipboard en medios tal y como apunta en su libro).

Más allá de la web y de los medios sociales hay que prestar atención a las apps para móviles, a la mensajería instantánea y a las comunicaciones efímeras (streaming, podcasts, snapchat, Periscope, etc.).

Ver: “El mundo on line y el off line son dos caras de una misma realidad”. Foto: Stuart Studio (detalle).