Libros de papel y libros digitales

Sorprende lo que Jeff Jarvis publicó el otro día en Guardian Unlimited: Books will disappear. Print is where words go to die. Una vez atraída la atención con el titular escandaloso, bien es cierto que modera su voz:

I’m merely arguing that the book is an outdated means of communicating information. And thanks to the searchable, connected internet, books could be so much more.

Y a pesar de todo, quizá inconsciente de algunas otras dimensiones que el libro tiene, además del tipo de soporte material, mantiene la idea de que

today, any medium that defines itself by its medium is in trouble: newspapers, broadcasting and books must be valued for their substance over their shape. Is a book bound paper? Or is it the ideas and information within? If there are better ways to share knowledge, why should it suffer the limitations of the page?

El caso es que los numerosos comentarios de su artículo piden y exigen matices a este planteamiento tecnocrático de Jarvis.

Bien es cierto que no se puede decir todo en un artículo. Y que tampoco conviene exagerar lo dicho por Jarvis, porque tiene buenas razones, que comparto, cuando habla de los periódicos. Pero decir que el libro es un medio de comunicación anticuado, pasado de moda, es cuando menos -además de una exageración- una falta de información y sobre todo una falta de cultura.

No estaría de más que, en esa diatriba contra el libro, o en esa confrontación desigual entre soportes digitales y de papel, en vez de ser la única voz presente, trajera a colación y confrontara otras opiniones autorizadas sobre el asunto.

Por ejemplo, la vieja conferencia de Umberto Eco (From Internet to Gutenberg), que va a cumplir 20 años y sigue teniendo indudable interés. Sobre todo, si la asociamos a su último libro, “A passo di gambero – Guerre calde e populismo mediatico“, en el que se comentan algunos “pasos de cangrejo”, algunos retrocesos culturales y políticos producidos, si no “por” las nuevas tecnologías, desde luego “con” ellas. En especial, en el entorno del populismo mediático.

Umberto Eco no es un intelectualoide que denigra por principio el libro digital: su slogan al respecto podría ser más bien algo así como “bienvenido sea todo lo que hace leer libros a la gente”. Y desde luego, bienvenido sea el mundo digital y online en lo que mira a diccionarios y referencias, así como la investigación científica. Aunque para la lectura de novelas y ensayos parece que la experiencia dice que aún nada ha superado las ventajas de los libros de papel.

Es cierto que esto último también lo dice Jarvis. Pero es una pena que no sepa acerca de lo dicho por Umberto Eco, hace 20 años.

Son cosas también conocidas, pero imagino que leer algo de lo que Jorge Luis Borges dijo sobre el libro también ayuda a repensar y matizar lo dicho por Jarvis en su artículo, sin que sea relevante que son palabras pronunciadas un 24 de mayo de 1978:

De los diversos instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el teléfono, de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones de su brazo. Pero el libro es otra cosa: es una extensión de la memoria y de la imaginación.

Además de los asuntos relacionados con los soportes, y los derechos de autor, que es lo que a Jarvis le interesa, tampoco está de más considerar que los contenidos de los libros -tengan el regusto físico del papel viejo y manoseado o parezcan recién publicados online- muchas veces tienen que ver, como dice Borges, con la alegría que anticipa y acompaña la felicidad y la sabiduría.

Hoy por hoy, esa alegría tiene que ver, sobre todo, con el placer que produce hojear libros de papel. Y con el saber ser sus deudores, como sucedía a Borges:

Le debemos tanto a las letras. Yo tengo ese culto del libro. Yo sigo jugando a no ser ciego, sigo llenando mi casa de libros. Pienso que el libro es una de las posibilidades de felicidad.

Menos mal que hubo un gran ciego que seguía llenando su casa de libros. Los libros son algo más que “medios de comunicar información” (como parece que lo son para Jeff Jarvis, siendo tal cosa lo que fuere).

    

Imprimir este post   

Ver otras entradas sobre: