Un clamor por la libertad

La muerte de Orlando Zapata Tamayo, evitable y cruel como reza la condena del Parlamento Europeo, marca un punto de inflexión en el proceso pacífico que lleva adelante el pueblo cubano para recuperar sus libertades y sus derechos.

El periodista Guillermo Fariñas, quien tomó el relevo de Tamayo en una huelga de hambre que también puede llevarle a la muerte, afirmaba en una entrevista reciente: “hay momentos en la historia de las naciones, y en este caso en la refundación de esta nación, en que es necesario ser semilla, en que es necesario ser raíz, en que es necesario ser muerte”.

A diferencia de lo que ocurría en otras etapas de la historia cubana, ahora las protestas ciudadanas y las represiones gubernamentales están siendo contadas al mundo en tiempo real. Cuba ya está cambiando.

¿Qué tenemos que hacer y qué tenemos que decir los medios y los periodistas de las naciones libres ante este proceso? ¿Estamos fallando? Desde luego, no cabe el silencio.

Yo también acuso al gobierno cubano.

    

  

Ver otras entradas sobre: